Carta al “mundo libertario”, por Pieces et main d’oeuvre

– Extraído de http://www.piecesetmaindoeuvre.com y traducido por Contratodanocividad.
Carta al “mundo libertario”.

Miércoles 27 de febrero de 2019 por Pieces et main d’oeuvre

Buenos dias,

Hemos leído su número de “Técnicas amargas” del número de febrero de 2019. Solo podemos agradecer su interés, incluso más tarde, en la pregunta. Nos gustaron todos los artículos porque a veces sentíamos que estábamos leyendo nosotros mismos.
Sin embargo, el artículo “Importancia y límites de la cera tecnocrítica” firmada, que abre el archivo, propaga contra-sentidos y confusiones dañinas para la información y la reflexión del lector.

No conocemos al autor; El recíproco es flagrante. Si este no nos leyó o demasiado rápido, no nos entendió o fingió, el lector del Mundo Libertario solo obtiene aproximaciones y falsificaciones de nuestras ideas, y más ampliamente ideas de un movimiento de pensamiento. Mucho más viejo de lo que dice el artículo.

Afirmar “lo que llamamos” técnicas “” todo lo que va desde “el martillo a las bases de datos”, es mostrar al principio su incomprensión del tema. Avergonzado cuando también criticamos “conceptos difusos”. El trabajo serio se habría ocupado de distinguir “técnica” y “tecnología”, en lugar de barrer la cuestión de un “casual” aquí no hace distinción “. Pero Wax no es ni el primero ni el último en sustituir su propia confusión por los reflejos de otros que dice exponer.

El autor nos deforma: “Para las partes colectivas y la técnica laboral es el problema estratégico central. Los conceptos marxistas o libertarios de explotación, clase o capitalismo se abandonan para utilizar conceptos más vagos, menos bien definidos y quizás menos conceptualmente eficientes. ”

Continuemos con el hecho de que no somos un colectivo y que siempre hemos dicho por qué, desde la página principal de nuestro sitio.
Seguimos explicando la oposición entre tecnología y tecnología, y nuestras razones para criticarnos unos a otros. Es difamatorio escribir que para nosotros la técnica es el problema central. Una vez más, simplemente lea la página de inicio de nuestro sitio.

Nosotros, Pieces et d´oeuvre, siempre nos hemos opuesto a la “técnica” – “el arte de” (gr .tekhnê), el arte de hacer un fuego o un martillo, el “know-how” – consustancial al hominización, y con la que no nos peleamos; y tecnología (nombre acuñado en 1829 por Bigelow). Es decir, maquinaria industrial y sistemas de maquinaria, tales como altos hornos o martillos. La tecnología es el producto del matrimonio entre el capital y la ciencia, que apareció a fines del siglo XVIII para servir al surgimiento de las fuerzas productivas / destructivas y la fuerza de voluntad de la tecnocracia. Con las consecuencias que todo el mundo puede ver hoy mismo, no solo para las bases naturales de nuestra vida, sino también en términos de esclavitud y alienación de la maquinaria tecnosocial (1). De la técnica a la tecnología, hay un descanso y un salto cualitativo.
Esta oposición, que recurre a nociones de “umbral” y “paso al límite”, se cruza con La Convivialité de Ivan Illich, entre la tecnología vernácula (autónoma) y la heterónoma (autoritaria).

No esperamos que el mundo libertario difunda ideas que no son solo nuestras, pero nos preocupa que el lector no sea engañado. No solo no abandonamos los “conceptos marxistas o libertarios de explotación, clase o capitalismo”, sino que hemos dedicado cinco textos bajo el título De la tecnocracia (2) a una actualización del análisis. Después de 200 años de innovación tecnológica y “destrucción creativa”.

Lejos de ser un proceso sin un tema, la tecnología es para nosotros la búsqueda de la política de otras maneras. Una política racional, consciente y obstinada, planeada por los tecnócratas, maestros y pilotos de la máquina, en todo tipo de cuerpos de decisión, privados, públicos y mixtos; y persiguió contra y contra todas las oposiciones (obreros, campesinos, luditas, ecólogos, etc.).

Por tecnocracia (Smyth, 1919), designamos, no una categoría de especialistas, sino la clase dominante. Lo que Saint-Simon (3), el gran inspirador de Marx, nombra la clase de industriales o productores; y que incluye a científicos, ingenieros, ejecutivos, académicos, empresarios, banqueros, mucho más allá de la burguesía capitalista. Es decir, la clase de máxima experiencia, eficiencia y racionalidad, titular efectivo de los medios / máquinas (gr mekhan) del poder. Ya sea en privado en el contexto del capitalismo liberal; en la indivisión colectiva en el marco del capitalismo de estado; o, más allá de eso, en un ciber-comunismo de automatización, ideado por los ideólogos más modernos de la revista Multitudes (Negri, Moulier-Boutang, los “aceleracionistas”, etc.).


La tecnocracia no está al servicio del Estado, ni del capital; esclaviza al Estado y al Capital a sus intereses ya su voluntad de poder ilimitado. Saber es poder. Los poderosos pueden hacer lo que quieran dentro de las realidades que transforman, especialmente a través de la ciencia. Su proyecto actual, conocido como “transhumanismo”, apunta a una transformación de la lucha de clases en una lucha de especies, entre hombres “aumentados” por la tecnología (modificaciones genéticas y ciberorganismos) y una “subespecie”. “: Los chimpancés del futuro (según el cibernético Kevin Warwick) (4).

Los estudiantes universitarios también quieren, pero no pueden. No tienen los medios de poder. Luego se someten, en particular a los deseos de los poderosos, soñando más o menos silenciosamente para derrocarlos o incluso para compartir su poder. Eso no te lo diría, compañeros, para socializar Google, Amazon, Facebook, etc. ? ¿O para automatizarlo con los implantes cerebrales de Crispr-Cas9 y Clinatec, para convertirse en superhombres? Superhombres anarquistas, por supuesto.
Esta clase de impotentes puede ser llamada acratie. Una palabra bastante familiar en un ambiente libertario.

A diferencia de los comunistas y los seguidores de la “reapropiación de los medios de producción”, pensamos que el sistema tecnológico es intrínsecamente autoritario. Una central nuclear, redes de comunicación por satélite y plantas de nanoelectrónica no se gestionan en una reunión general. “Tú que entras, abandona toda autonomía”: era la palabra de Engels, mucho menos estúpida o deshonesta que todos sus discípulos, en su artículo De la autoridad (5).

Finalmente, todos pueden criticar nuestras ideas y nuestros “conceptos difusos”, pero no nos hacen decir lo contrario de lo que decimos. Tal vez en números posteriores?

Saludos amistosos y luditas,
Pieces et main d’oeuvre

Grenoble, 27 de febrero de 2019.

NOTAS

1) Cf. T. Kaczynski, La sociedad industrial y su futuro (Enciclopedia de las molestias, 1998)
2) Ludd contra Marx; Ludd contra Lenin; Ludd contra los americanos y una secuela por venir.
3) Ver Pierre Musso, La religión industrial. Monasterios, fábricas, fábricas, genealogía de la empresa (Fayard, 2017)
4) Cfr. Piezas y mano de obra, El manifiesto de los futuros chimpancés contra el transhumanismo (Servicio incluido, 2017)
5) En Almanacco Republicano, diciembre de 1873.