[Analisis] ¿Para qué sirve la energia?. Por Enemigos del TAP

«¡Protestan contra la energía que pasa bajo su casa, pero dentro de la casa la quieren!». En estos días, el filisteo popular nacional ruge frente a lo que está sacudiendo un pequeño pueblo en Puglia, amplificándose en el resto del país. Enfrentamientos entre los agentes de la ley y los opositores frente al sitio que albergará un sitio del  Tap (Trans-Adriatic Pipeline), el gasoducto de aproximadamente 3000 kilómetros que comenzará desde Azerbaiyán a Turquía ( Tanap : Trans-Anatolian Natural Gas Pipeline), Pasa de Grecia y Albania, cruza el mar Adriático y llega a la costa de Lecce. En esta lucha donde no siempre es fácil entender dónde termina la razón y dónde comienza el pretexto, Salento no está solo.
Standing Rock, por ejemplo, es una reserva india en Dakota del Norte, en los Estados Unidos. Hythe, en cambio, es un pequeño pueblo de no mil almas, perdido al norte de la región de Alberta, en Canadá. Si dejamos el Nuevo Continente para mudarnos a Europa, en Alemania nos encontramos con Niederzier, municipio de unos 15.000 habitantes de Renania del Norte-Westfalia. Luego, en Francia, muchos lugares me vienen a la mente, como el Haute Durance, en los Altos Alpes, justo en la frontera con el Piamonte. O pequeñas aldeas dispersas en Borgoña, en Haute-Vienne, en el Loira, o incluso no muy lejos de París. Mientras que en Finlandia uno podría mencionar Pyhäjoki y el Golfo de Botnia.
¿Cuál es el hilo negro que une todos estos puntos geográficos? No solo el hecho de que hay plantas en construcción, o que ya están activas durante años, como en el caso alemán, para la explotación de recursos energéticos, sino que estos proyectos deseados e impuestos desde arriba están encontrando una fuerte resistencia desde abajo, con formas de una lucha que a menudo se escapa de la angustia de la disidencia legal para llevar a una revuelta abierta (pasando de la tristeza de las peticiones a la intoxicación del sabotaje). Ahora, como sinónimo de fuerza que permite que la vida se manifieste, la energía casi nunca corre el riesgo de ser desafiada. Todos lo afirman, porque a nadie le gusta la debilidad, la inmovilidad, la parálisis (que acompañan a la falta de energía). Esto provoca la acumulación de energía, La adquisición y explotación de sus fuentes, se percibe universalmente como un hecho totalmente obvio, siempre positivo y por lo tanto meritorio. Uno puede criticar el uso de una fuente de energía en particular, considerada contaminante y peligrosa, como la atómica, pero no la necesidad en sí misma de energía. Y esto explica por qué, por un lado, muchos opositores tienden a criticar la arrogancia de la toma de decisiones y las elecciones técnicas con las que se llevan a cabo los diversos proyectos de energía en lugar de su propósito, por otro lado, los proponentes de estos proyectos ostentan una sagrado asombro cuando uno se atreve a interferir con lo que a sus ojos representa más o menos la continuación de la vida en el planeta. Uno puede criticar el uso de una fuente de energía en particular, considerada contaminante y peligrosa, como la atómica, pero no la necesidad en sí misma de energía. Y esto explica por qué, por un lado, muchos opositores tienden a criticar la arrogancia de la toma de decisiones y las elecciones técnicas con las que se llevan a cabo los diversos proyectos de energía en lugar de su propósito, por otro lado, los proponentes de estos proyectos ostentan una sagrado asombro cuando uno se atreve a interferir con lo que a sus ojos representa más o menos la continuación de la vida en el planeta. Uno puede criticar el uso de una fuente de energía en particular, considerada contaminante y peligrosa, como la atómica, pero no la necesidad en sí misma de energía. Y esto explica por qué, por un lado, muchos opositores tienden a criticar la arrogancia de la toma de decisiones y las elecciones técnicas con las que se llevan a cabo los diversos proyectos de energía en lugar de su propósito, por otro lado, los proponentes de estos proyectos ostentan una sagrado asombro cuando uno se atreve a interferir con lo que a sus ojos representa más o menos la continuación de la vida en el planeta.
En los Estados Unidos y Canadá, por ejemplo, el objetivo de las protestas es un oleoducto. Contra la tubería de acceso de Dakota ( Dap), mientras los dos mil kilómetros que separan Dakota del Norte de Illinois y casi se completan, muchas tribus nativas americanas han descendido en pie de guerra, comenzando con los Sioux. Además de las peticiones y apelaciones usuales a las autoridades (hasta el pasado septiembre había 33,000), en abril pasado los descendientes de Toro Seduto establecieron un campamento que quería ser un centro de conservación cultural y resistencia espiritual contra el oleoducto, alcanzado por miles de manifestantes (incluidos muchos blancos). En este lugar, en la confluencia de dos ríos, en un lugar considerado sagrado por varias tribus nativas americanas, se llevaron a cabo varios eventos, durante los cuales estallaron violentos enfrentamientos con la policía. Parece que los sioux se oponen al paso en su territorio de tubería porque destruiría los sitios históricos y religiosos que son importantes para su historia y comprometerían sus reservas de agua, y la tribu no sería consultada lo suficiente. Mientras que la contraparte, laEl petróleo crudo de transferencia de energía insiste en que ese gasoducto, además de ser la forma más segura, ecológica y económica de transportar petróleo, ayudaría a los Estados Unidos a depender menos de los países políticamente inestables y crear miles de empleos.
En el otro lado de la frontera, en Canadá, el 15 de enero alguien utilizó la maquinaria en el sitio de construcción para desenterrar y destruir una sección de otro ducto en construcción, causando daños a 700,000 dólares (pero sin causar efectos dañinos en el medio ambiente ). Hythe es un área rica en tradición, donde se han llevado a cabo cientos de acciones directas contra oleoductos y gasoductos en las últimas décadas. A las afueras de Hythe, vivía la comunidad cristiana dirigida por Wiebo Arienes Ludwig (el John Brown de la lucha contra la industria del petróleo y el gas), quien murió en 2011 de cáncer luego de enfrentar varios problemas legales (sospechoso de ser el autor de varias acciones, había sido arrestado mientras compraba dinamita a un agente infiltrado). Hace un mes, después del último sabotaje,
En Westfalia, cerca de Niederzier, está la infame mina de Hambach. Lignito, o carbón oscuro, no petróleo. Activo desde 1978, con sus 34 kilómetros cuadrados de extensión y su profundidad de 450 metros, Hambach es el mayor agujero hecho por los seres humanos en Europa. A lo largo de los años, en esa área, pueblos enteros han sido barridos de la faz de la tierra, devorados por la industria del carbón, considerada hoy en día aún más necesaria para evitar el recurso a la energía nuclear, y ahora su ampliación prevista también amenaza la Bosque homónimo para cuya salvación se movilizan muchas personas. Hay quienes construyen pequeñas chozas en los árboles donde van a vivir para evitar que los maten, y quienes se dedican a otras actividades perturbadoras. Entre estos últimos,Rwecerca de la mina. A principios de enero de este año, las vías del ferrocarril de la mina estaban en llamas.
Mientras tanto, en Francia, se están desafiando tanto las líneas de alta tensión como los parques eólicos. En Haute-Durance, el sabotaje de los últimos años se ha perdido para protestar contra un proyecto que, en las intenciones de la Red de Transporte Eléctrico ( RTE ), tendría que realizar un verdadero milagro: a través de la construcción de dos nuevas líneas de ¡Alto voltaje, con cientos de torres, pudiendo garantizar no solo el desarrollo de energías renovables, sino también la de la biodiversidad del territorio! (Sic)
La dependencia nuclear también juega un papel importante en la expansión de los parques eólicos, que se espera en muchas áreas de Francia (como las que ya están presentes en Puglia y en muchos otros sitios italianos). Pero incluso en este caso no hay escasez de protestas y acciones directas que dejen tan atónitas a las llamadas energías limpias. Como los funcionarios de la empresa Epuron., una multinacional responsable del parque eólico en Saint Sulpice les Feuilles, que está atacando a “una oposición en principio de personas sin argumentos, mientras jugamos la misma carta de transparencia e información”. Promueven una fuente de energía renovable y no contaminante, por lo que no entienden por qué en todo el país hay ataques contra las torres erigidas para medir el poder y la constancia del viento: entre el 4 y el 5 de abril de 2016 cayó el de Fertrève. en la región de Amognes, instalada por el Vsb en terrenos propiedad del alcalde de la aldea; entre el 31 de octubre y el 1 de noviembre, el de Châtenay-sur-Seine, instalado el año anterior por la compañía Neoen , fue demolido; La noche siguiente, entre el 1 y el 2 de noviembre, correspondió a la ciudad de Doizieux perder (por segunda vez en pocos meses) la estructura construida por la empresa Abowind . Según el alcalde de este último país, fue “un acto de vandalismo cometido por un pequeño grupo de personas totalmente irresponsables que no tienen otra razón para existir excepto la intolerancia y la violencia que demuestran”. Más recientemente, en la noche entre el 11 y el 12 de febrero, el “viento disidente de la acción colectiva disidente” derribó la torre de viento ubicada en Savigné, con gran incomodidad de la Res , la compañía responsable.
En cuanto a Finlandia, no todos están dispuestos a permitir que Fennovoima , un socio de la compañía estatal rusa Rosatom , la única en el mundo capaz de proporcionar todo lo necesario para la explotación del átomo, construya la central nuclear Hanhikivi en el Golfo de Botnia, en Un proyecto que involucra a varias empresas internacionales. Además de los campamentos de protesta, y después de un sabotaje en una maquinaria de construcción en Pyhäjoki en junio de 2015, en la primavera de 2016, el incendio destruyó primero los vehículos pertenecientes a la empresa responsable de la seguridad y luego bloqueó el camino de acceso al sitio de construcción para expresar la negativa a todo diálogo, a cada comparación, a cada negociación.
No hace falta decir que cada uno de los opositores de los diversos proyectos energéticos en construcción en todo el mundo tiene sus propias buenas razones para luchar, desde la preservación de las tradiciones hasta la de la naturaleza y la propia vida. Pero también hay preguntas más universales, que sin embargo rara vez se toman en consideración, ya que cuestionan la civilización en la que vivimos. Una para todos: ¿de qué sirve toda esta energía en la sociedad actual? 
Cuando los funcionarios estatales y los directores generales de empresas multinacionales nos hablan sobre la energía y la necesidad de encontrar nuevas fuentes de energía, ya sea un átomo o viento, carbón o gas, ¿a qué se refieren? ¿Por qué se están preparando para extraer 7.4 billones de barriles de petróleo de las Formaciones Bakken en Dakota del Norte, o extraer 30 millones de toneladas de carbón cada año de la mina Hambach? Les preocupa que la comida no se pudra en nuestros refrigeradores, que las luces no se apaguen en nuestros hogares, que nuestras tareas diarias no tengan dificultades, o que la producción de bienes progrese, que la máquina de guerra funcione, que nunca falte. ¿El combustible de la explotación y el control? Es una de esas banalidades que, acompañándonos las 24 horas del día,Este mundo, que ciertamente no está hecho para medir a los seres humanos.
Quizás la mejor manera de darse cuenta de esto es echar un vistazo a la historia de la energía.
Una historia que se transmite desde una mentira, que se relaciona con las transiciones de energía. Estas transiciones no existen, nunca existieron. Nunca hemos pasado de la madera al carbón, luego del carbón al petróleo, luego del petróleo a la energía nuclear … La historia de la energía no conoce transiciones sino solo adiciones. Lo que revela otra mentira, la de las fuentes de energía alternativas a las que recurrir para evitar el uso de fuentes contaminantes. En realidad nuestra civilización tiende a acumularse, no a reemplazar. El hecho de que algunos gobiernos eviten usar una fuente de energía dada no se deriva de una preocupación ética, sino de una elección estratégica. Alemania, por ejemplo, a pesar de ser un líder en el sector de la energía solar y (por ahora) la intención de no utilizar la energía nuclear, Es, al mismo tiempo, el mayor productor mundial de energía derivada del carbón, altamente contaminante (la mina de Hambach se considera la tercera mina más dañina de Europa). Y en todos estos años, el consumo de carbón, aunque más bajo que el del petróleo, solo ha aumentado. Hoy se quema más carbón que en el pasado.
Históricamente, las transiciones / adiciones de energía no obedecen a una lógica interna de progreso (las primeras máquinas de vapor eran muy caras e ineficientes) y ni siquiera una lógica de superar la escasez (los Estados Unidos recurrieron al carbón incluso si tenían bosques inmensos). La lógica del poder, las decisiones políticas y militares siempre han sido las primeras en obtener la ventaja. El caso del aceite es emblemático. Su función principal está, de hecho, vinculada a la hegemonía estadounidense. Durante el siglo XX, el costo del petróleo siempre ha sido más alto que el del carbón, tanto en Europa como en Estados Unidos. Su ascenso sería, por lo tanto, inexplicable desde un punto de vista puramente económico. Sin embargo, menos costoso, el carbón tiene un gran defecto: debe extraerse pieza a pieza de las minas, cargarlo en convoyes, transportados por tren o río, luego cargados en altos hornos que deben ser alimentados, monitoreados, limpiados. Esto significa que el carbón proporciona a los mineros la capacidad de interrumpir el flujo de energía que alimenta la economía. Por lo tanto, sus demandas no pudieron ser ignoradas por la clase dominante, que a finales de los años 800 vio el fermento que llevó a la aparición de los sindicatos y partidos de masas, la extensión del sufragio universal y la adopción de Leyes de seguridad social.
La producción mundial de petróleo corresponde, por lo tanto, al intento del gobierno de los Estados Unidos de debilitar los movimientos de trabajadores. El petróleo se extrae en la superficie, es más fácil de controlar y transportar, requiere menos trabajadores y con tareas muy diversificadas (lo que dificulta el establecimiento de poderosas organizaciones de trabajadores). Uno de los objetivos del Plan Marshall era precisamente alentar a los países europeos, infestados por el virus subversivo que había provocado numerosas insurrecciones en la primera mitad del siglo pasado, a abandonar el carbón en favor del petróleo, y para este fin se asignaron fondos sustanciales a Construcción de refinerías.
La energía consumida por los individuos en sus hogares, la que tanto se anuncia en los comerciales de las compañías multinacionales de energía, es absolutamente irrelevante en comparación con la necesaria para la industria, la civil y la militar. Una sola empresa puede consumir cada año una energía igual a la utilizada para fines domésticos por los habitantes de una ciudad entera. Sin mencionar la guerra, que devora energía a niveles inimaginables. En el momento de la Segunda Guerra Mundial, cada soldado estadounidense consumía un galón de petróleo (3.7 litros) por día, subía a 9 galones (33.3 litros) durante la guerra en Vietnam, a 10 (37 litros) en el curso del Desierto Tormenta y 15 (55.5 litros) en la segunda Guerra del Golfo. Las nuevas máquinas de guerra queman tanta energía que su consumo ya no se mide en litros cada 100 km, sino en litros por hora. Un caza F-15 quema 7,000 litros de queroseno por hora, un bombardero B-52 quema 12,000. Solo en 2006, la aviación de los Estados Unidos consumió 9,62 mil millones de litros de queroseno.
Estos son ejemplos y consideraciones que nos llevan a reflexionar sobre algunas preguntas fundamentales: ¿para qué se usa realmente la energía y quién se beneficia de su descubrimiento? 
Que el mundo vacile en el borde del abismo es una conciencia, o incluso una intuición, que se está extendiendo cada vez más de lo que ningún anestesista de los medios tecnológicos puede detener. Borrada de la historia ningún horizonte revolucionario, frente a una humanidad propensos – y a merced de las guerras, los desastres, epidemias, jubilaciones y así sucesivamente – se avecina a la quell’estinzione que ahora se está convirtiendo también es probable que los expertos más optimistas. No hay botes salvavidas en nuestra sociedad titánica. Para aquellos que no quieren pasar esperando en la oración o la indiferencia, como los que no están dispuestos a rendirse al fatalismo, no hay duda al respecto: bloque de todo es lo mínimo que se puede hacer a tientas.
Las luchas en todo el mundo contra la explotación de los recursos energéticos, además de plantear el problema, le dan la oportunidad. La multiplicidad y naturaleza contradictoria de sus razones no debe engañar. Ciertamente, a diferencia del pasado, en el tercer milenio es posible que el deseo de subversión se encuentre con la esperanza de sobrevivir en el mismo terreno, el que pretende obstaculizar e impedir la reproducción técnica de lo existente. Pero es una reunión destinada a convertirse en una batalla, porque es evidente que parte del problema no puede ser parte de la solución al mismo tiempo.. Para prescindir de toda esta energía necesaria solo para los políticos y los reparadores, debe querer prescindir de quienes la buscan, la explotan, la venden, la usan. Las necesidades energéticas de toda una civilización, la del dinero y el poder, no pueden ser desafiadas únicamente por el respeto a los olivos seculares y los ritos ancestrales, o por la protección de bosques y playas que ya están muy contaminadas. Sólo una concepción de la otra vida, el mundo de las relaciones, puede hacerlo. Solo esto puede y debe cuestionar la energía – en su uso y en sus necesidades, por lo tanto también en sus estructuras – cuestionando la misma civilización.
Y esta es la pesadilla de todo hombre de poder, preocupado por sus privilegios y sus ingresos. No es una coincidencia que los burócratas de la UE hayan indicado uno de sus puntos más sensibles en materia de energía: las fuentes de energía son las “infraestructuras críticas” que deben protegerse a cualquier costo. Por eso el gobierno ha decretado que Tap es un trabajo “estratégico”. En cierto sentido, él sabe que los seres humanos pueden vivir bien (y aún mejor) sin toda esta energía; el estado, no.
Si privas a este mundo de energía perpetua, ¿qué pasaría? Quell’apocalisse que la policía juro acompañar al bloqueo de industrias y productos, con su corolario de evocados repetidamente violaciones, linchamientos y varias masacres, o la aparición de otra manera de vivir, simples y atentos? Al igual que sucede con las necesidades sociales de la organización que nos hará aceptar el Estado, o de la necesidad tomaremos el trabajo, de la misma manera no es la necesidad de la energía que nos hará aceptamos plantas de energía nuclear o Parques eólicos, pozos petrolíferos o gasoductos. No se trata de dar energía limpia o económica a esta sociedad mortal, el único problema que afecta a los ciudadanos de los expertos de decrecimiento, para detenerlo.
Cortar la energía, oponerse a las fuentes de energía viejas y nuevas no significa querer hundir a la humanidad en un sombrío oscurantismo: por el contrario, es una apuesta a un futuro finalmente libre del chantaje de la supervivencia y las órdenes de la política y la economía. , para ser descubierto bajo el signo de la autonomía de todos y cada uno.